Esta vez mi equipaje

son  arañas disecadas,

la funda de un arpón

y tres poemas

escritos

en tres naipes.

 

Llevaré también un mapa

del lugar

donde nacen las palabras.

Tu nombre ausente

será mi contraseña.