Los recitales de poesía, con alguna excepción, suelen ser

 como las cortinas de fuego: cuando uno se las encuentra, lo

mejor es echarse a correr.