Pirineos    Cumbres vivas

    

Collarada

Dice Labordeta que el Moncayo es como un dios que ya no ampara; en cambio, Collarada, cálido seno de la diosa Pirene, nos guardará las espaldas durante la bajada y nos dará la fuerza para coronar Oroel